Por fin llega a Europa el derecho a que tu electrodoméstico sea reparado

Si se daña alguno de tus electrodomésticos como neveras, lavadoras, planchas de pelo philips, lavavajillas, entre otros, a partir del 2021 el consumidor contará con el beneficio de la reparación del mismo. Tal situación solo supone una mayor cantidad de imposiciones por medio de reglas que los fabricantes deberán seguir en sus productos, pero de vuelta, se espera que los consumidores alcancen a disfrutar de mayores protecciones al momento de que estos requieran reparación. 

Tal propuesta denominada: derecho a reparar, surge como un movimiento reciente que ha sido desarrollado y dirigido por diversas asociaciones de consumidores, y ha servido como respuesta a una creciente y común tendencia en el sector tecnológico, donde los dispositivos están siendo diseñados de tal manera, de que sólo el propio fabricante puede repararlos. Lo que solo permite dos opciones a quien los compra y de manera irremediable,  si el aparato llega a romperse o si tiene la posibilidad de llevarlo al servicio técnico oficial; o bien, que acuda a comprarse una nueva versión que posiblemente se encuentre llegando al mercado para entonces. En todo caso, el fabricante es el que siempre gana.

Una nueva visión del derecho a la reparación 

Diversas compañías a nivel mundial se encuentran desarrollando equipos o dispositivos a los que cada vez resulta más común que al momento de dañarse, se debe adquirir uno nuevo ya que poseen determinado tiempo de vida, luego del cual no son reparables. Entre ellas se encuentran las empresa Apple, la cual ha sido acusada de «obsolescencia programada» pues solo buscan alcanzar más ingresos de esta forma. 

Y no solo se trata de las empresas incrustadas en la conocida Silicon Valley las que ha decidido y pueden continuar tales planes, pues se ha convertido en una práctica normal y aceptada por el cliente al encontrarse con aparatos de uso común que no pueden ser reparados por medios convencionales. Un ejemplo de ello es que los servicios técnicos ajenos a las empresas no cuenta con  las herramientas concretas para poder abrirlos, o también podría ser que los componentes que se requieren para la reparación no se encuentran a la venta haciendo que los servicios de reparación no puedan hacer mucho y se vean obligados a implementar métodos y materiales que se presentan como menos fiables para poder hacer la reparación.

Es así, como con esta nueva legislación que ha sido propuesta por la Comisión Europea se encarga de obligar a diversos fabricantes a que sean más abiertos y con ello ofrecer distintas alternativas veraces con las que se puedan reparar sus dispositivos. Tal norma, se sabe que debería entrar en vigor para el año 2021, y se encargará de obligar a quienes son fabricantes a proveer repuestos, pero además de ello, los componentes que sean necesarios para ajustar sus aparatos a técnicos profesionales; con lo cual, un técnico se encuentra en la potestad de solicitar alguna pieza que se requiera al fabricante, y lo mejor es que este se encuentra obligado a venderla.