Minimizar el consumo de agua en nuestra casa

Un desarrollo sostenible implica el consumo esencial del agua, y es que los recursos hídricos juegan un papel clave cuando se trata de la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. En tal sentido, las Naciones Unidas se encargó de designar el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua. Desde ese momento, se ha venido celebrando cada año como una manera de centrar la atención en la importancia del cuidado del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de sus recursos.

De acuerdo al INE, cada habitante de España gasta en su hogar más de 130 litros de agua por día, esta es posiblemente una cifra bastante elevada considerando que existen millones de personas que no pueden tener acceso a ella. El ahorro de agua se ha convertido en una tarea indispensable que aún tenemos pendiente, y es que no solo puede beneficiar a nuestro bolsillo, sino que podemos contribuir al mantenimiento del planeta.

Ahorrar agua en la cocina

Uno de los primeros consejos en la cocina, es que usemos los electrodomésticos de manera eficiente: la lavadora y el lavavajillas deben ser usados siempre llenos. De acuerdo a los expertos, lavar los platos a mano ocasiona un mayor consumo de litros de agua, que si usamos un lavavajillas con certificación energética, pero contrariamente no se ahorra nada si esta carga no es completa.

Es importante comprobar que ninguno de los grifos que tenemos en casa gotee, ya que un grifo que gotea puede malgastar hasta 40 litros de agua por día.

Si tenemos que descongelar nuestros alimentos, es recomendable hacerlo en el frigorífico en lugar de que usemos agua caliente del grifo. Además de ahorrar agua, nuestra comida ganará mucho en sabor.

El cuarto de baño y el ahorro de agua

Ahorramos unos 3.500 litros de agua al mes si solo nos duchamos en lugar de bañarnos con la bañera llena. Si además cerramos el grifo de la ducha mientras nos enjabonamos, continuamos ahorrando agua. Es importante que cerremos el grifo cuando no se esté usando, por ejemplo, durante el afeitado, el cepillado de los dientes, entre otros.

El inodoro no debe ser usado como papelera, ya que cada descarga de la cisterna suele consumir entre 6 y 12 litros de agua. Si añades botellas de agua llenas a la cisterna, también se puede reducir esa cifra.

Es recomendable instalar aireadores y difusores en los grifos del baño, ya que es una buena manera de reducir el gasto de agua.

El agua en el jardín no debe ser malgastada: cuando regamos las plantas, es recomendable usar el agua con la que se limpian las frutas y las verduras en la cocina, pues podemos recogerla con un barreño. En el caso de que las plantas sean autóctonas de la zona, entonces se puede gastar menos agua para regarlas.

Si tenemos piscina, una manera efectiva de ahorrar agua es cubriendola cuando no se use para evitar que esta se evapore. Comprobemos de forma regular que no hayan fugas ya que así podemos ahorrar otra pérdida de litros de agua que no es necesaria.