La manera más efectiva y rápida de vender tu producto

Si eres vendedor, de seguro te has preguntado más de una vez: ¿Cómo vender? Bien, para ello no existe una receta específicas ya que todo dependerá de las estrategias que se empleen, el tipo de cliente, el producto, la empresa, el giro comercial, entre muchos más aspectos. Pero, pueden encontrarse algunos puntos en común que pueden ayudarnos a saber la manera de vender nuestro producto y con ello, incrementar los cierres. No olvides imprimir tu toque personal a cada una de estas estrategias.

Al momento de vender, ¿Qué decir?

Nos podría suceder en alguna oportunidad, que no sabemos qué decirle a un cliente, y esto es de lo más común, en ese momento es posible que no nos lleguen a la mente un millón de cosas que pudimos decirle a fin de acercarlo más a su decisión de compra. Es fundamental que utilicemos correctamente palabras y argumentos para vender nuestro producto, cosa que podría complicarse cuando se trata de llamadas en frío. Ante ello no tenemos por qué preocuparnos, ya que la clave se encuentra en saber cuáles son las necesidades del cliente, y de este modo sabremos qué argumentos podemos utilizar.

Vender un producto. Pasos

Lo primero que debemos hacer es centrarnos en el consumidor, más no en el producto. Lo recomendable es visualizar la relación con nuestro cliente tal y como dónde tratara de un amigo que nos solicita un consejo. Nos ganamos su confianza pero sin intentar cualquier medio para vender nuestro producto. Estos podrían ser los pasos a seguir:

Ir por la confianza del cliente: si el consumidor tiene confianza en nosotros, será probable que se decida a comprar el producto.

Los problemas y necesidades de los clientes son importantes. Debemos escucharlos: una vez alcanzada su confianza, el cliente comenzará a platicarnos de sus problemas, necesidades, deseos o simplemente lo que espera de nuestro producto, por lo que debemos encontrarnos en escucha activa, haciendo preguntas con el fin de obtener más información sobre sus necesidades.

Brindar posibles soluciones: una vez que ya puedes hablar, la recomendación es resaltar los beneficios del producto sobre todo de esos que le brindan una solución a los problemas del posible cliente.

Invitar a nuestro cliente que tome una decisión: sin que se sienta presionado. Que se sienta que de él mismo afloró la decisión de comprar el producto y que se sienta satisfecho de haber tomado una decisión inteligente.

Antes de vender

Cuando se ha previsto todo para la venta, los pasos anteriores suelen ser más sencillos, y ello se debe a que un vendedor no debe iniciar sus labores de venta sin haberse preparado antes de la manera más adecuada. Para ello es importante:

Mantén optimizada la información y organizada: ello nos facilitará el conocimiento acerca de nuestro cliente y sus necesidades. Recaudar el más mínimo dato puede ser relevante al momento de hacer la venta de nuestro producto o servicio.

Un proceso comercial simplificado: se hace para hacer más sencilla la compra al cliente. Este podría estar muy interesado en adquirir el producto, y que este sea exactamente lo que estaba buscando, pero si para realizar la compra debe recorrer demasiados pasos rápidamente, entonces solo se desilusionará de nuestro producto.

Una respuesta rápida: es tiempo de las respuestas rápidas y solo las empresas que cubren ésta necesidad son exitosas, sino, van hacia la competencia. Debemos recordar que los clientes requieren de soluciones rápidas, casi inmediatas.