En qué consiste el perfil del consumidor

Este viene a ser el conjunto de características que, con base en el análisis de las variables de un mercado, describe al cliente meta. Un ejemplo de ello podría ser aquel comprador de teléfonos móviles inteligentes de alta gama de sexo masculino, que no esta casado ni tiene hijos, su edad media es de 26 años, su educación promedio es universitaria de 3 años, con altos ingresos económicos, donde su carrera profesional viene a ser su prioridad. 

En la semana practica algún ejercicio al menos 3 veces, se encuentra conectado permanente con sus amigos y familiares mediante las redes sociales, razón por la que percibe su teléfono como esa herramienta que viene a darle estatus pues lo emplea como una manera de expresar que es una persona moderna, que se encuentra conectada con la tecnología y que además está a la vanguardia de los movimientos actuales de la sociedad. 

El perfil del consumidor le permite a la empresa:

  • Conocer de mejor manera y entender a sus clientes
  • Poder ofrecerles aquellos productos y servicios que en realidad demandan
  • Desarrollar estrategias de venta que están enfocadas en las características definidas en el perfil
  • Establecer los canales mediante los cuales podrá contactar a los clientes potenciales
  • identificar más efectivamente a sus competidores

Las características del perfil del consumidor que se deben ser determinadas por medio de la investigación del consumidor y el análisis de compra, vienen a ser:

Características demográficas: Las personas pueden ser descritas en función a sus características físicas (edad, sexo, etc), sus características sociales (estado civil, clase social, etc), o sus características económicas (ingresos, educación, empleo, etc).

Estilo de vida: hace referencia a la pauta general de vida que lleva cualquier persona, en ello se incluye la manera de invertir su tiempo, energía y dinero.

Motivaciones: se trata del propósito que tiene un cliente al momento de adquirir un producto o servicio. Dichos motivos son: fisiológicos, de seguridad, de pertenencia, de autoestima y de realización personal.

Personalidad: Tendencias perdurables de reacción de un individuo.

Valores: vienen a ser el resultado de la interacción entre el consumidor y el medio en donde se ha desenvuelto. Son sentimientos relevantes sobre cuán bueno o malo vienen a ser realizar alguna actividad o alcanzar determinado objetivo.

Creencias y actitudes: debido a las experiencias que son propias o ajenas, el individuo adquiere la capacidad de desarrollar opiniones o juicios que considera verdaderos, a estos se les denomina creencias. Las actitudes son sentimientos de agrado o desagrado hacia algo.

Percepción: Es el proceso por el que se capta, interpreta y recuerda información del medio. Esta es una de las razones por las que las personas reaccionan de una forma distinta ante un estímulo.

Aprendizaje: hace referencia a esos cambios que se producen por medio de la experiencia, en lo que los consumidores creen, sus actitudes y conductas. Es importante acotar que los consumidores llegan a aprender de tres maneras: recompensados por la experiencia, por asociación repetida y por discernimiento.