Cómo atraer a todos los tipos de consumidores

Así como cambian las tendencias, también suelen cambiar los consumidores, y ello sucede de forma constante. Lo importante siempre va a ser que puedas conocer sus principales características, de este modo pueden ser atraídos hacia nuestra empresa. Gran cantidad de ello tienen bastante claro lo que desean; mientras que otros, no tanto. Los consumidores siempre van a necesitar algo, y constantemente lo buscan.

En todo caso, debemos considerar la manera de cómo llegar hasta ellos y de una manera bastante eficaz. Para ello lo primero que debemos saber es cómo suelen clasificarse, sus valores y sobre todo, contar con la posibilidad de identificar lo que no les agrada. A continuación, haremos una sencilla clasificación de los distintos consumidores.

Impulsivo: este es uno de los más comunes, y se dedican a comprar lo que creen que los pueda hacer vivir mejor siguiendo las tendencias. Para ello prestan atención de forma constante a las influencias externas. La ansiedad se apodera de ellos antes de elegir un producto y al momento de adquirido, euforia. Grandes ofertas o promociones son las que llaman la atención de estos compradores como el Black Friday.

Escéptico: el entusiasmo no es su característica. Solo es un consumidor ocasional ya que compra es cuando lo necesita y antes de ejecutar la compra la cuastionarán, por lo que mientras más información se le de del producto, será mejor.

Optimista: cada uno de sus actos están pensados ya que antes han sido curiosos y por ello son confiados sabiendo muy bien lo que quieren. Calidad y precio deben ser proporcionales, por lo que podrían pagar altos precios si se encuentran convencidos de que lo ofrecido va a influir de forma positiva en su vida. Mucha información sobre el producto siempre les vendrá bien.

Tradicional: estos compradores se encuentran seguros de sí mismos, por lo que no son de adquirir algo tan solo porque sí. Debe surgir en el la necesidad para salir y comprar algo. Son minuciosos y prefieren las marcas que son conocidas, a fin de evitar solicitar información. Se deben atender rápidamente pues siempre desean irse.

Emocional: más allá de que, en su mayoría los consumidores se rigen por sus emociones, este tiene la intención de satisfacer una necesidad concreta y su estado de ánimo va a influenciar su decisión.en tal sentido, se le debe brindar un mensaje bastante desde la publicidad ya que es importante que se sienta cómodo.

Práctico: su experiencia radical en las compras online. Por lo que las páginas deben ser fáciles de navegar para realizar sus compras, las formas de pago prácticas sin que presenten complicaciones. Los cupones de descuentos pueden actuar como un imán para estos compradores o las recompensas por su fidelidad.

Activo: le es la misma importancia tanto a las compras tradicionales, como a las online, los precios altos no son una barrera ni los descuentos. Le agrada validar una compra basado en las opiniones de otras personas.

Indeciso: antes de lograr hacer una compra se dedican a navegar por gran cantidad páginas, comparando precios, descuentos, tiempo de envío, formas de pago, entre otros aspectos. Son importantes las reseñas, y para atraerlos es algo complicado, de modo que un chatbot instalado en tu página web podría mostrarles cuán importante es para ti dar un excelente servicio.

Buscador de experiencias: suelen ser consumidores ocasionales, solo cuando la necesidad se presenta es que buscan en distintas páginas. Su búsqueda es bastante específica debido a que tienen muy claro qué es lo que desean. Así que, si les ofreces más aspectos de valor, entonces se quedan contigo.

Buscador de ofertas: la paciencia es su fuerte, por lo que pueden esperar el tiempo que sea necesario hasta que el producto que desean esté más barato. La forma adecuada de atraerlos es haciendo promociones exclusivas ya que esto los motivará y ayudará a fidelizarlos.