Alternativas diferentes al gas natural, ¿cual otra energía utilizar para la calefacción?

¿Buscas alternativas diferentes al gas natural para calentar tu casa?, aunque los datos obtenidos en España sobre el consumo de gas natural son positivos, se registra un crecimiento en su consumo y un 30% de las viviendas poseen un suministro de gas en este país, en ciertas ocasiones hay que buscar alternativas a este combustible por varias razones: porque vivimos en un municipio al que no llega el suministro de gas natural, o porque no tenemos la acometida de gas que éste llegue a nuestro departamento o porque no queremos utilizar combustible fósil para calentar y producir agua caliente dentro de nuestra vivienda, sea cual sea tu razón para buscar una alternativa frente al gas te presentamos unas simples opciones disponibles para calentar tu vivienda durante el invierno, así disponer de agua caliente sanitaria dentro de tu hogar:

  1. Electricidad: La electricidad es una de las maneras más comunes de obtener calefacción y en su defecto agua caliente sanitaria dentro de nuestra vivienda, debido a que en un principio se suele disponer de una red eléctrica en las viviendas, también es cierto que a pesar de que sea la electricidad la opción más común, por medio de radiadores eléctricos, termos de agua caliente eléctricos para la producción de acs, acumuladores de agua eléctricos, estufas y más, la electricidad es la forma más costosa de calentar la vivienda.

    Desde el punto de vista de la eficiencia energética, la electricidad no resulta un sistema demasiado eficiente, debido a que si por ejemplo: un radiador eléctrico de 1200W es capaz de emitir la misma energía térmica, por lo cual desde el punto de vista energético utilizar la electricidad para esta finalidad consume mucha energía, encontrados al margen de los precios de la electricidad.

  2. Biomasa: La biomasa representa una alternativa al gas natural, sobre todo en aquellos lugares donde simplemente no llega el suministro, como por ejemplo: una casa aislada en un pueblo o una segunda residencia, sin embargo, también representa una alternativa en municipios y ciudades españolas que ya disfrutan de las ventajas que tiene calentar en su hogar con un combustible ecológico, el cual emite menor cantidad de emisiones de CO2 en comparación con otros combustibles fósiles como el carbón, el aceite, gas licuado, etc. De acuerdo a los datos de España cuenta con más de 160.000 instalaciones de biomasa térmica en funcionamiento, el cual supone en torno a 7.275 MW instalados.
  3. Carga de leña o estufa de pellets: Las estufas de pellets, calderas de biomasa o las clásicas chimeneas de leña son las mejores opciones si prefieres este combustible, también es posible instalar biomasa en comunidades vecinas con las cuales abastecer en forma de calefacción central a todo el edificio; esta clase de cambios dentro de instalaciones colectivas supone un gran ahorro de energía y se amortiza en un plazo de tiempo bastante rápido, por lo tanto figura como una opción diferente al gas, gasóleo o carbón y todos los combustibles más utilizados en las instalaciones colectivas.
3 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *